6 consejos visuales para conducir con menos riesgo

 Cuando: 08-02-2019

El 90% de la información que recibimos cuando conducimos nos llega mediante la vista, la gran mayoría mediante el parabrisas y el resto por los cristales de nuestro vehículo. Los cambios continuos en las condiciones de conduccions exigen al conductor constantes ajustes en el foco de su visión para poder comprender lo que nos rodea y por lo tanto, tomar mejores decisiones. Una buena visibilidad y estrategia de exploración visual son claves para aumentar la seguridad al volante.

Os dejamos algunos consejos para mirar correctamente cuando estamos conduciendo:

Levantar la barbilla y mirar a lo lejos

Uno de los consejos que se suele dar en los niños para ir en bicicleta y que puede servir también para un conductor novel. Mirar a lo lejos y de cerca ayuda a mantener la trayectoria sin necesidad de hacer constantes correcciones al volante.

Barrido visual

Si solo mirásemos hacía los lejos cuando no obtendríamos información de lo que pasa a la izquierda o a la derecha del vehículo y entre el capó de nuestro coche y el punto hacía donde apuntamos la mirada. Por este motivo es encesario realizar barridos de mirada transversales (de lado a lado) y longitudinales ( de cerca a lejos).

Visión periférica

La visión periférica es la que somos capaces de ver por el lado del ojo mientras vamos conduciendo. Es decir, es la capacidad de captar y reconocer lo que puede suceder al volante del objeto o punto concreto sobre el cuál hemos fijado la visión. Nuestro campo normal de visión es de unos 120 grados y la visión periférica nos permite tener un campo de hasta 180 grados. Esta habilidad también puede entrenare mediante algunos ejercicios de terapia visual.

El efecto túnel

¿Porqué que se reduce nuestro campo de visión con la velocidad? A mayor velocidad, llega más información por segundo. Para poder procesarla, nuestra mente limita esta información descartando lo menos importante para estar más lejos del foco y más a los extremos de nuestro campo visual.

Vas justo hacía donde miras

Una de las primeras cosas que enseñan los monitores de cursos de conducción es la fijación en objetivos. En momentos de tensión tendimos a instintivamente dirigir nuestro vehículo hacía el lugar donde apuntamos la vista y esta es una situación de rieso.

Evaluar todo lo que nos rodea

Circulamos rodeados de vehículos, personas, animales…todos ellos con sus propias trayectorias y movimientos. Conducir de forma segura implica tener mil ojos y mirar evaluando constantemente lo que nos rodea para detectar posibles amenazas y estar prevenido.

 


Feedback