¿Te imaginas ver el mundo en blanco, negro y gris?

 Cuando: 01-30-2019

Imagina por un momento que todo lo que te rodea lo vieras en blanco y negro, como si fuera una película antigua. Esta es la realidad de algunas personas que conviven con la acromatopsia.

La acromatopsia o monocromatismo es una enfermedad congénita no progresiva con la que percibimos los colores blancos, negro y gris en todas sus tonalidades. Esta distorsión se debe a una alteración en las células fotorreceptoras de la retina sensibles al color que se llaman conos. Se trata de una afectación extrema del daltonismo caracterizado por la incapacidad de distinguir correctamente los colores, sobretodo matizes del rojo y del verde.

Esta alteración afecta a una de cada 3000 personas, hecho que la convierte en enfermedad extraña debido a que el gen que lo ocasiona no está ligado al sexo, ya que afecta de la misma forma a hombres y mujeres.

Por otro lado, existe una forma de acromatopsia adquirida que no está asociada a defectos genéticos y que se produce en cualquier momento de la vida relacionada con la interrupción de las vías nerviosas que se encargan de transmitir la información desde la retina al cerebro. Esta es causada por enfermedades o accidentes.

No obstante, el hecho de estar viendo la vida en blanco y negro no es el único síntoma ya que en gran manera, los pacientes pierden parte de su agudeza visua, efecto que se agrava cuando las condiciones lumínicas son intensas. También pueden sufrir de fotofobia.

¿Se puede curar?

No existe ningún tratamiento para curar esta alteración. Lo más común es la prescripción de lentes tintadas, normalmente en colores oscuros y con filtros ultravioletas o  lentes correctoras en el caso de pérdida de agudeza visual.

¿En qué se diferencia del daltonismo?

El daltonismo es la antesala de la acromatopsia y sufrir-lo no significa que obligatoriamente degenere en esta patología. Sucede cuando hay un problema de pigmentos en ciertas células nerviosas del ojo que se encargan de percibir el color (conos). Dependiendo de si falta un pigmento u otro, habrá dificultades para diferenciar entre las tonalidades de diferentes colores, entre ellos el azul, el amarillo, el rojo y el verde.

Además, otra de las diferencias con respecto al monocromatismo es que se trata de un trastorno hereditario que afecta con más frecuencia a hombres que mujeres.

 


Feedback